febrero 2, 2022By Martin CipollaIn Reflexiones

La esencia de un Bon Vivant

¿Qué es lo que, como humanos que somos, nos hace vivir? ¿Qué es aquello que buscamos y en dónde lo hacemos? 

La esencia de vivir confortablemente está en saborear cada momento y en tomar las riendas de nuestras acciones. En este sentido somos todos iguales. Sin embargo, poniendo el foco en cada individuo, nuestros gustos y búsquedas varían. En cada uno de nosotros hay algo presente que nos hace únicos. Se trata de aquello que nos moviliza, esa manera que tenemos de ver y hacer al mundo a partir de los recortes que generamos de la realidad. La esencia de un Bon Vivant, por ejemplo, no se encuentra únicamente en permitirse los lujos. Un auténtico Bon Vivant siente el disfrute, encuentra la convicción en complacerse y lo adopta como parte de su filosofía. El goce compartido le sienta bien, por ello es que busca mantener reuniones distendidas con amigos, alzando unas buenas copas de vino. La celebración de un nuevo encuentro nutre y energiza el andar de sus días posteriores. Un Bon Vivant percibe el goce en la fachada de ese edificio, que quirúrgicamente diseñado llena de magia y ambiente una charla.

El contacto social puede inspirarnos. De allí se desprende lo extraordinario: una idea, que en ocasiones despierta la imaginación. De repente nos visualizamos vistiendo una prenda que poco tiene que ver con nuestro estilo previo. Quizás fue el intercambio de palabras con un amigo lo que provoca que te imagines con una remera cuyo diseño te sorprende… La ropa que usamos siempre tiene una historia. Al final se trata de un montón de conexiones que, a modo de causa y efecto, nos cuentan el relato de lo que llevamos puesto. Enaltezcamos todo aquello que nos hace únicos. Aventurémonos, tomemos riesgos, arrojémonos a pozos vacíos. Estos se llenan de a poco, y cuando te querés dar cuenta, estás nadando.